Memorias de un Asesino – 6a Parte

Debo pedirles que perdonen mi ausencia del blog, pero estas últimas semanas he tenido mucho trabajo que me impidió seguirle con la saga. Sin más excusas, aquí andamos ya otra vez para continuar con la novela en línea preferida por todas las chachas y amas de casa que le saben al interne’.

6a Parte. Encontrando el Paraíso.

Nos habíamos quedado en que ya estabamos en el puerto, recién llegados, cansados, ponchados pero igualmente emocionados y emebelecidos por la infinidad de aquel mar (también veníamos enronchados porque, ah como estan bravos los mosquitos en Durango).

Nuestro siguiente paso, después de arreglar la llanta del vocho, fue conseguir hospedaje… cosa que no fue fácil (¿a poco creen que llevabamos reservaciones… o dinero?) Nosotros ibamos al ingue su… a la aventura. Y por consecuencia de la temporada alta y nuestro presupuesto de estudiantes, terminamos en la posada de Don Pelayo. Ampliamente recomendada por el hermano mayor del Pato que un año atrás la había visitado para hospedarse con sus amigos. “Es una ganga”, según nos dijo.

Pintoresco lugar debo decir, y con una fachada engañosa, sin acceso al mar pero sobre el malecón y área más concurrida por los turistas por estar cerca de los bares y los antros de más renombre. Pagamos la primera noche y nos dieron nuestra llave del cuarto. Después habría tiempo de buscar un lugar más decente con playa, pensamos, ahora solo queríamos descansar. Nos dirigimos al cuarto y abrimos la puerta (al menos tenía cerradura). El alboroto de los cuatro se apagó abruptamente por la escena. Todos nos quedamos callados al ver aquel lugar tan… precario, sucio y descuidado. La televisión tenía como antena un gancho de ropa, las cajoneras no tenían cajones, y tras la cortina de vinil de la regadera se apreciaban algunas cucarachas que al parecer habían muerto desde que Don Pelayo había terminado de construir el hotel.

El Pato, con el afán de levantarnos la moral dijo -Pues no está tan mal… al menos tiene buenas camas-, y brincó para dejarse caer de espalda sobre una de las dos camas que había en el cuarto. La caída fue seca y sin rebote. La base de la cama era de concreto y el Pato se llevó un tremendo golpazo que lo dejó sin sensibilidad en la cadera y en las piernas por unas horas. Ese fue motivo suficiente para regresar a recepción (arrastrando al pato de los brazos) a pedir un reembolso. Terminamos perdiendo el depósito, ya que se opusieron a regresarlo, porque argumentaba la recepcionista, una mujer gorda y renegrida por el sol,  que una de las camas había sido destendida. Sin querer discutir más y dando por perdido nuestro depósito, salimos frustrados de aquel lugar en busca de un hotel mejor.

Recorrimos todos los hoteles del malecón sin suerte. Todo estaba hasta el tope.

Cuando habíamos perdido la esperanza de encontrar alojamiento, por fin, en un hotel de más o menos decente categoría, pero de igual forma sin acceso directo al mar, nos informaban, después de mucho rogar y esperar, que era probable que esa misma tarde se desocupara una habitación. Pero con la novedad de que la habitación no contaba con aire acondicionado, solo abanicos de techo. El hotel además contaba con una diminuta alberca atestada de niños miones y gritones. El hotel era en mucho, mejor que la posada del diablo, digo de Don Pelayo, pero dejaba mucho que desear. Aunque por las circunstancias en las que nos encotrabamos todo nos pareció de poca importancia. Además que ya para cuando nos informaron del infortunio del aire acondicionado nosotros ya teníamos algunos minutos de haber ingresado al bar del hotel a disfrutar de la llamada hora feliz. Así que ya medio jalaos, resignados y cansados, decidimos aceptar lo que el recepcionista y la buena o mala fortuna nos ofreciera. Aunque fuera más mala que buena.

El cuarto no era tan malo después de todo. Un poco sofocado durante el día, pero una vez que el sol bajaba un poco, los abanicos hacían circular algo de aire que se alcanzaba a colar por la ventana de aquel cuarto localizado en el último piso del hotel. Además que de día poco estaríamos en el cuarto. Y con argumentos parecidos nos consolabamos un poco. Siempre nos quedaba el consuelo comparativo de la posada de Don Pelayo para acabar con nuestras quejas de aquel lugar.

Ya un poco más dispuestos que resignados, tomamos un baño, y descansamos un poco. Después salimos en el vocho en busca de algo que comer. El Balú nos pidió llevarlo a buscar a su novia, cosa a la cual nos opusimos. La novia del Balú se encontraba hospedada con su familia, desde hacía casi una semana, en uno de esos grandes resorts que ofrecen tiempos compartidos. La coincidencia de nuestra estadía con la de la novia del Balú sería solo por dos días más, puesto que ella y su familia estaban por cumplir su tiempo compartido en aquel lugar y su viaje de regreso era próximo. Y el Balú quería por lo menos aprovechar a su novia por esos dos días. Nos mofamos de él como se acostumbra entre compas cuando alguien anda de mandilón, pero terminamos por acceder a llevarlo a buscar a su novia, apesar de que lo que realmente queríamos era comer… y seguir tomando.

Manejamos por algunos minutos alejándonos de la zona hotelera hasta que dimos con el lugar. En el estacionamiento, el guardia de seguridad en la caseta de entrada nos detuvo apenas entramos, preguntándonos por el número de habitación en donde se hospedaba la familia de la novia del Balú, cosa que no sabíamos. Y como no teníamos permiso de estacionamiento, ni reservación ninguna, nos negó el paso en el vehículo. Así que el Balú se apeó y entró caminando a buscar a su novia y regresó unos minutos después con un cartoncillo en la mano. Era un permiso de estacionamiento expedido por el padre de su novia en la recepción para que nos dejaran entrar en el vehículo al estacionamiento del complejo.

Ese mismo permiso y el número de habitación de la familia de la novia del Balú, los utilizaríamos durante el resto de nuestro viaje para hacer uso de las instalaciones de aquel resort, desde el estacionamiento, la playa frente al hotel, el restaurant, el bar (por supuesto), hasta el servicio de toallas para alberca.

Aquel cartoncito nos abrió las puertas al paraíso. De pronto y como por un milagro, habíamos pasado de las instalaciones patito de nuestro hotel de segunda, a instalaciones de lujo. Por un momento y llenos de regocijo y emoción en la panza, el hambre se esfumó de repente. Aquello lo cambiaba todo. La comida podía esperar.

Continúa.

28 Responses to “Memorias de un Asesino – 6a Parte”

  1. Memorias de un Asesino – 5a Parte « De Cosas Piores Says:

    […] Cosas Piores « Memorias de un Asesino – 4a Parte Memorias de un Asesino – 6a Parte […]

  2. gabi Says:

    Ay posssss ahora si que me siento como buena amita de casa esperado mi “interné-novela” jo jo jo.. sigale don killer que esto esta muy bueno!!!🙂

  3. Susaniuxxx Says:

    “pero estas últimas semanas he tenido mucho trabajo que me impidió seguirle con la saga”

    Neeeeee el que a dos amos atiende con uno queda mal!! cual trabajo?? si bien que andas de chacotero por lugares non santos, jajjajjajajja

    Oyeme Killer, ahora sí me senti ofendida:

    “la novela en línea preferida por todas las chachas y amas de casa que le saben al interne’”

    ay que grosero!!! ups creo que me apreté mucho el tubo del copete, y los calcetines de mi esposo me quedan grandes, jajjajaj

    Ahhh porfa no dejes pasar mucho para la otra entrega de nuestra Lágrimas y Risas. Bien, se está poniendo bueno!!! jajajjaja Don Pelayo, sería Don Pelado!! jajjajajjaja

  4. KillerPollito '09 Says:

    Bueno como dije en mi mensaje del twitter, tambien es para uno que otro colado virtual y no solo para las amas de casa noveleras… jajaja

  5. Susaniuxxx Says:

    A ver, a ver!! tons o soy una ama de casa novelera, o soy una colada virtual!!!
    No le compongas Killer Zarattini!!!!!
    jajjaajjajajjajajaj

  6. Karla Says:

    eeeeeeeeeeeeeeeee!!! killer pollo back!!!!
    o como se diga!
    ahora si, ya leere, no mas que de la emocion queria primero decirte que gracias, chales ! es que no manches!! ve tanto comentario que te pusimos, bien que te hiciste del rogar!

  7. Karla Says:

    ah que la!!! mmm ya nos dejastessss igual!!! neta, que como bien dices, ya estamos todos asi como las ñoras que se ponen a ver su telenovela y se pican y hasta quieren ver los resumenes y todo el show.

    que afortunados ven! y uds que no querian llevar al balu con la novia! ah que buenos amigos que pensaron por un momento y accedieron a llevarlo con su amors!

    bueno, estare esperando con ansias la parte que sigue, porque ahora si cada dia me impaciento mas al tratar de descubrir porque eres killer pollito….ayyy pero no te tardes, porque quiero oir tu voz!
    adios!

  8. Cayman Says:

    Inche Pollo la dejas emocionante!!!

  9. Lady Manhattan Says:

    Totalmente de acuerdo con Susaniux en el comentario 2!!
    Jajajajaja amas de casa con acceso a interné jajajaja.
    Cuero el papá de la novia del amigo del Killer jajajajaja
    Besos puros y salados.

  10. gabi Says:

    Oiga Dona Susana!! Que le pasa??? Acaso el ser ama de casa es malo?? Es una Ofensa??? Oigame no!!! Yo soy ama de casa aunque trabajo (claro son 70% ama de casa y 30% trabajo en la escuela) y???? Sape a dona Susanita!! ahora si!!!

  11. Susaniuxxx Says:

    jajjaaj ayyy no se enoje Doña Gaby!!! me dolio el sape!! no dije que fuera malo, nada más estaba bromeando!!!!

    También soy ama de casa!!! y claro no tiene nada de malo, estaba haciendo mofa de las amas de casa fodongas y vaquetonas que nada más ven tele, y andan con los calcetines del marido y los tubos en la cabeza todo el santo día.

    Si en algo te ofendi perdón!

    BESOS MI GABY HERMOSA, NO HAGA CORAJES QUE SE ARRUGA!!!

  12. Lady Manhattan Says:

    jajajajaajjaaj a poco Susaniuxxx es ama de casa???? naaaaaaaaaa

    a ver a ver quiero ver jajajajajaja

    besos puros y salados

  13. gabi Says:

    Que se arruga Susanita??? 0.o mas ya no puedeee!! hmmm.. de que hablamos… del “cutis”?? jajaja ooh pues yo brinque nomasss!! No por ser vieja fodonga… mira a las 8am ya tengo la pestana parada y ando muy mona…tubos jamas traere (soy un caso perdido) pero la secadora si la paso… jajaja y no me lo creera, pero normalmente hago mi recorrido por el mundo bloguero mientras me arreglo! jaaaajajaja…

    Besote recibido como no!!!😀 te mando otro con manoseada incluida!!!

  14. Toño Says:

    Que once don pollo,

    Que buena esta su webnovela.

    La posado de don pelayo, me recordo la ocasion que visite tepic, alla estaba mi papa, con mi familia, y el canijo como es tan ahorrativo la tenia en una como vecindad, con unas camas duras, duras, agua fria, y toallas casi transparentes, lo unico bueno es que no habialas cucarachas y si estab limpio el lugar.

    De verdad que no podia creer donde tenía a mi familia, así que ese mismo día me mude con mi familia a un hotel si no lujoso cuando menos si decente.

    Quietas!!!!! ya van a empezar. este lugar es de sano esparcimiento apegado a la moral y las buenas costumbres.

  15. Susaniuxxx Says:

    Oigame Lady!!!!! yo barro abajo de la cama cada 15 dias, si las ventanas están abiertas, y si están cerradas, pos una vez al mes, echo mi ropita a remojar en cloro, y la saco hasta que queda transparente, descongelo el refrigerador cuando ya no reconozco lo que hay en los recipientes, y plancho las camisas de mi siñor hasta que las dejo doraditas.
    Mis aposentos bien podrían competir con los de Don Pelayo.
    Que más pruebas quiere de mi ames de casa?? jajaja

    Oiga, aproposito, en esa foto se ve rete sensualona, nos anda haciendo la competencia a la Gaby y a Mí, veda?

    Mmmmm voy Toño, si se le relajo la moral al Padre Alberto, que no se le relaje al Padre Killer!!!
    jajajjajjaajja
    Ayyyyy mis muchachos, me hacen la vida tan amena!! LOS QUIERO!!!!

  16. Lady Manhattan Says:

    A no pos asi no discuto nada doña Susanita jajajaja, se ve que se da tiempo para todo!!

    Jajajajaja pos soy sensualona como la Gaby y asté!!!!!!! jajaja

    Besos Puros y Salados!!!

  17. selenita Says:

    eiiitttt que ondas !!!
    llegue por accidente a este blog y me pique con la nobela…

    jejejeje alguien me puede decir donde la sigo leyendo…

    porfis !! ta rete chidotaaaa jajajaja asi ´mas naca….

  18. karla Says:

    ya te tardaste!

  19. Toño Says:

    La cibernovela ta bien, pero y las noticias y otras cosas que? cuando?

  20. KillerPollito '09 Says:

    Bienvenida Selenita, la novela sale cada vez que tengo tiempo para sentarme a escribir, lo cual se me ha dificultado ultimamente, pero prometo seguir con la novela muy pronto. Si quieres inscribirte a mi twitter yo mando una notificacion cada vez que sale la siguiente parte.

    Siiiii yaaaa seeeeeeee que me tengo que aplicar… no me den carrilla… jajaja

  21. Toño Says:

    a ver a quiroraas,

    ora que estan de moda… un golpe de blog al pollo…

  22. gabi Says:

    Eres un mitotero Toño !!!

    pero… Killer… siguo esperando con ansias la continuacion!!!

  23. KillerPollito '09 Says:

    ah no desesperen… pronto, muy pronto muuuuaja ja ja ja ja (inserte cara de brujo barbon demente)

  24. Toño Says:

    andele pues gabi!!

    pos haber a quioras!!

  25. Toño Says:

    ¿Es el aleman el que te impide continuar tu relato?

  26. KillerPollito '09 Says:

    jajajaja no que pues mi Lic. ese viaje esta inmortalizado. No me he aplicado, es todo.

  27. Афанасий Says:

    Вот это да! Интересный поворот событий!

  28. Memorias de un Asesino – 5a Parte « De Cosas Piores Says:

    […] Memorias de un Asesino – 4a Parte Memorias de un Asesino – 6a Parte […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: