Memorias de un Asesino – 4a Parte

4a parte. El Viaje.

Historias como la aventura del menudo eran cosa de todos los días, así, un poco más o un poco menos complicadas, pero todas parecían sacadas de un programa de comedia de situación. Afortunadamente, para mi (hígado), las circunstancias se tornaron cada vez más normales. Se acercaba el final del verano y las cosas volvían a su cotidianeidad de antes. Nos disponíamos a rentar un nuevo departamento (lo más lejos posible del Jumanji y sus cohabitantes) y sin ser más de los que eramos inicialmente, mi ex novia me buscaba arrepentida y quería regresar conmigo (yo no), el trabajo estaba a punto de terminar por el verano, mis encuentros con la gringuita habían llegado a su final con su retorno a la ciudad donde estudiaba, en fin. La vida parecía retomar su curso, y yo hacía lo mismo.

Las últimas dos semanas que quedaban previo al regreso a clases decidí no trabajarlas. Opté por recoger mis pertenencias del Jumanji y abandonar el departamento antes de perder la poca sanidad mental que me quedaba. El Pato y yo, en un momento de liberación tiramos sillas, sillones y lo que habia quedado inservible (o sea todos los muebles del depa) y los fuimos a arrojar al contenedor de la basura. Fue una buena terapia. Nada en aquel departamento parecía tener vida útil después los tres meses de “sana” convivencia de la perrada en el Jumanji. La alfombra fue irrescatable. Aquello parecía zona de guerra el día que salí de ahí. Pero nada importaba. Me sentí liberado de dejar aquel lugar. Con maleta lista y mi mirada puesta en la lontananza de aquella frontera, encendí el motor de mi bocho, prendí un cigarro, me despedí del Pato, y partí mientras miraba de vez en vez por el espejo retrovisor sobre mi frente como aquel lugar se hacía cada vez mas pequeño conforme me alejaba con destino a mi terruño, a 4 horas de camino.

Ya estando en mi terruño termine por sanar los traumas, sufrimientos y privaciones de aquellos tres meses. Dormía hasta tarde, comía lo que quería y me dejaba consentir por la gallina y por mi familia a los que no había visto en mucho tiempo. Las noches en las que las pesadillas del Jumanji me despertaban entre sollozos parecían cosa del pasado. Me dediqué a retomar la normalidad de mi vida, a descansar y a reponer las fuerzas para poder regresar a clases lo más posiblemente recuperado, desintoxicado y con la apariencia al menos de ser una persona normal. Todo pasaba con tranquilidad.

Hasta que un día sonó el teléfono en la casa. La gallina contestó y me comunicó. ¿Es para mi? -pregunté incrédulo cuando me pasó el aparato de teléfono-. Si nadie sabe que estoy aquí… ¿Si? ¿Quién habla? -pregunté-. Soy yo guey -de inmediato reconocí la voz del Pato-. ¿Que planes tienes para esta semana?, -me preguntó sin más formalismos-. Pues… nada en realidad -contesté con tono de desconfianza-. ¡¡Vamonos a Mazatlán!! -me dijo el Pato emocionado-,  ya tenemos en que irnos, además ya nos pagaron, así que por lana no paramos, dividimos gastos. Estamos saliendo del Jumanji, y vamos para allá, pasamos por ti, alístate que en cuanto lleguemos emprendemos el viaje, -me dijo sin darme opción a contestar con una negativa-. Pe..pe…pero… ¿quienes vamos? ¿y en que vamos? -le pregunté titubeando-. Aquí están conmigo el Balú y el Champi, e iriamos nosotros cuatro en el carro de la mamá del Champi. El carro está allá en la casa de la mamá, solo tenemos que pasar por él (El Champi y el Balú eran otros dos amigos míos que solían visitar el Jumanji y con los cuales había empezado una amistad poco antes de comenzar el verano por que trabajábamos y estudiabamos juntos en la universidad. Además que el Champi y el Pato eran primos hermanos, y aunque sin conocerlos previamente, todos eramos originarios de la misma ciudad y estudiantes foráneos en la uni).

Unas horas más tarde vuelve a llamarme el Pato, solo que esta ocasión ya no se oía emocionado. Al Champi no le habían prestado el carro de su mamá. Si queriamos ir, tendría que ser en camión puesto que no había otro medio disponible (a nuestras posibilidades) y un viaje de 12 horas en auto se vuelve de 18 o 20 en autobus (esos viajes son mortales). Un poco desilusionado le platico a mi madre que ya probablemente no ibamos a la playa, entonces ella con una enorme tranquilidad en su voz, como para mostrarme lo lógico y obvio de la solución, me dice “¿Y porque no se llevan tu bocho?”. Mis ojos se iluminaron de nueva cuenta y llamé al Pato para plantearle el plan. Yo nunca había manejado tan lejos y nunca pensé que me dieran permiso, pero ya tenía luz verde de la gallina. No se dijo más, el punto de reunión era mi casa dos horas más tarde y de ahí saldriamos con destino a la playa en mi bocho. Me preparaba mentalmente aquella tarde para manejar toda la noche hasta Mazatlán.

Mi duda siempre fué: ¿Sería posible llegar (sanos, salvos y en una sola pieza) en el super bocho? Eso lo ibamos a averiguar.

Continúa.

15 Responses to “Memorias de un Asesino – 4a Parte”

  1. Memorias de un Asesino - 3a Parte « De Cosas Piores Says:

    […] Continúa. […]

  2. STEEL Says:

    NO MAMES EL SIMPLE HECHO DE AVENTARTE UN VIAJE EN VOCHO ES UNA AVENTURA MUY KBRONA…YO ME FUI DE HIDALGO-AGUASCALIENTES-BARRA DE NAVIDAD Y VICEVERSA EN UN ESCARABAJITO Y NUNCA MAS LO VOLVI HACER ….TE MUERES DENTRO JAJAJAAAAAAAAAAAAAA

  3. Cayman Says:

    Primis!!!!!

    Tan chidas tus aventuras Pollo y para cuando la 5a parte???? las dejas emocionantes hasta pareces escritor de telenovela pero en listo!!! jajajajaja

  4. karla Says:

    au! eso mismo pense cuando dijiste la palabra VOCHO. oh!!!!

    que bueno que retomaste de nuevo la aventura que nos adentra a saber porque eres un pollito killer, asi que pues aqui seguiremos esperando la continua narracion pausada que nos tienes a todos con… signos de interrogacion y exclamacion al querer leerte.

    jaja, ahhh se me ha pasado ir con mama gallina vuestra por aquella camiseta…me pondre en contacto esta semana.

    saludos y buen inicio de semana!

    ahhhh jaja
    perdon! o sea casi es miercoles, hay disculpa, como yo no he trabajado a mi se me figura lunes…jaja allos!

  5. TheDonKilluminati Says:

    Buena historia. Me quedare esperando pacientemente, la siguiente parte.

  6. KillerPollito '09 Says:

    Yo siempre he escrito bocho… no se si sea vocho (por Volkswagen) la cosa es que bocho es labial y no dentolabial… por eso yo la escribo con b y no con v, pero pues si es con v disculpen uds. pero pues ya saben que me refiero a un VW sedan.

  7. El Aza Says:

    un vocho no mms… aun me acuerdo del vocho y escalofrios me dan… el mio tenia clima integrado…

    Si afuera hacia calor, dentro del vocho hacia mas calor, todo esto para que no te fuera a dar un golpe de calor al salir.

    Si hacia frio, dentro del vocho era un congelador, es obvio la razon, no?… queria cuidar mi salud, asi cuando saliera, ya no se me haria frio…

    Nada como el clima natural de un vochito…

  8. Toño Says:

    Es todo pollo, es mi novela electronica favorita.

  9. la mamá del pollito Says:

    No me canso de pensarlo y de repetirlo, definitivamente mi pollito equivoco la profesión, que Gabriel García Márquez ni que ocho cuartos…..no porque sea la gallina diga esto….pero como a todos ustedes me mantiene al borde de la silla cuando leo sus aventuras…..y aun hay muchas más…….con decirles que cuando nos sentamos a platicar podemos amanecer con unas cheves y su platica….que nunca me cansa……….Estoy anonadada y muy orgullosa de mi killer escritor……la verdad se me cae la baba, no se de donde saca tanto rollo……
    Y lo raro es que haya tenido una falta de ortografía en lo que escribió porque el es un erudito en esto de la ortografía (suspencion) lo correcto es suspensión….ojo mi pollito.
    ah….Karlita ya la playera le encontré unos virus de INFLUENCIA y me deshice de ella…jajajajaja

  10. KillerPollito '09 Says:

    Bueno a peticion del publico de ahora en adelante escribire vocho y no bocho. Pronto sale la 5a parte, dejen nomas la estructuro.

  11. Antillon Says:

    Que recuerdos Sr. Killer, definitivamente los vochos son insustituibles, historias que jamás volverán (el vocho ya no se fabrica), además existe siempre la posibilidad de que si algunos vochos hubieran tenido la capacidad de hablar algunos no tendríamos derecho a libertadad bajo caución, gracias por compartir el camino andado y hacernos recordar el propio.

    Saludos y quedo como todos en espera de la próxima parte

  12. Susaniuxxx Says:

    Pollo Killer, estuve 2 semanas confinada a mi cama, sin internet, y esperaba que este tiempo la Killer Novela ya tuviera por lo menos, 2 capitulos más, y cual, solo es uno, y seguimos es ascuas!!!!!!!

    Más, más, por favor!!!! ya me estoy imaginando que iban en el super bocho a la playa como los charolastras.

  13. Clemen Says:

    Pollito!!!
    Ahora que regreso a la ciber vida, encuentro un solo capitulo!! Que pasó?? Me tienes en ascuas, esperando por el siguiente capítulo.
    Otra, otra, otra!!!
    Casi casi estoy imaginando viendo a los dos dos primos, al Pato y a un Pollito a punto de desfallecer por el calor, dentro de un vocho, esperando que la playa aparezca de pronto!!
    Por favor, no nos tengas en suspenso y apurate con los siguientes capítulos!!
    Señora Gallina, mis respetos por tener un hijo tan talentoso!!!

  14. KillerPollito '09 Says:

    ah no se me desesperen que ahi viene ya… saludos a tod@s

  15. Memorias de un Asesino – 3a Parte « De Cosas Piores Says:

    […] Continúa. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: